Teoría Marca Lugar: Naciones e Identidad Nacional

En el contexto de branding lugar, es frecuente hablar sobre la marca nación, o el branding nación. ¿Pero qué es una nación? ¿Por qué nos sentimos parte de una nación y qué rol juega el discurso, especialmente en los medios de comunicación, de aquello que percibimos como una identidad nacional? A continuación se presentan algunas reflexiones presentes en la literatura académica.

Aprende sobre:

  • Las naciones como “comunidades imaginadas”
  • La identidad nacional y el papel del discurso
  • Cómo las representaciones de los medios de comunicación influyen a la identidad nacional

Naciones: Comunidades imaginadas

Podría decirse que la descripción del término nación como una comunidad imaginada de Benedict Anderson (1983) es la más conocida. Las naciones son imaginadas “porque sus miembros, incluso aquellos de naciones más pequeñas, jamás sabrían de sus compatriotas, los conocerían, o incluso oirían hablar de ellos, si no fuera porque en sus mentes persiste una imagen reconocida y compartida” (Anderson, 1983, p. 15).

Martin (1995) y Wodak, De Cillia, Reisigl, y Liebhart (1999) han identificado el lenguaje y el discurso como medios esenciales a través de los cuales el sentido de autenticidad y de distinción de una comunidad, así como sus valores, son presentados de forma que se erigen como la clave para la construcción social de las comunidades imaginadas.

Identidad Nacional – El poder del discurso

Según Wodak et al. (1999), la identidad nacional “se construye y se comunica en el discurso, predominantemente en la narrativa de la cultura nacional. La identidad nacional es el producto del discurso” (p. 22).

Concebidas en el lenguaje, y no en la genética (Anderson, 1983, p. 133), las naciones y las identidades nacionales, cuando son percibidas como comunidades imaginadas, son esencialmente construidas socialmente.

El hecho es que las naciones y su identidad se “convierten en reales a través de la construcción simbólica que evocan los líderes políticos” (Dryzek, 2006, p. 35), cuyos discursos ejercen un gran poder para perpetuar, transformar o diseminar una determinada identidad nacional (Wodak et al., 1999).

Cómo los medios de comunicación impactan las Identidades Nacionales

Las representaciones que evocan los medios de comunicación son una parte integral de la construcción social de la identidad de las naciones (Anderson, 1982; Hallett et al., 2010; Milne, Tregidga, & Walton, 2009). Thompson (1995) afirma que “nos sentimos como miembros de grupos y comunidades que, en parte, han sido construidos mediante el discurso de los medios de comunicación” (p. 35).

Las imágenes de los medios son poderosas ya que contribuyen a construir el sentido de quiénes somos y cómo nos relacionamos con nuestro entorno (Cottle, 2009).

Las noticias de los medios de comunicación en particular apoyan activamente una identidad nacional simplificada, ya que “se basan en ciertos discursos dominantes que relacionan las ideas asociadas con las nociones ampliamente aceptadas de objetividad y convencionales del momento” (Huijser, 2009, p. 60).

Por otra parte, y dependiendo de la cobertura que realicen los medios de comunicación, se pondrá el acento en unas características de la identidad nacional u otras, en función de cuál sea el objeto de interés internacional en distintos momentos del tiempo (O’Shaughnessy & O’Shaughnessy, 2000; see also Dinnie, 2008).

Dentro del imaginario colectivo de una identidad nacional, nuevos discursos pueden alterar la percepción de los ciudadanos de aquellos valores que constituyen su identidad nacional (Wodak et al. 1999). Claramente, la identidad y la imagen dependen del contexto, y con la imagen sujeta a cambios a medida que las expectativas de la sociedad cambian (Roper, 2012).

En definitiva, el discurso, el lenguaje y los medios de comunicación influyen en el sentido de pertenencia a una comunidad, de quienes creemos que somos, o a qué nación creemos pertenecer.

Referencias

Anderson, B. (1983). Imagined communities: Reflections on the origin and spread of nationalism. London, UK: Verso Editions.

Cottle, S. (2009). Global crises in the news: Staging news wars, disasters, and climate change. International Journal of Communication, 3, 494-516.

Dinnie, K. (2008). Nation branding: Concepts, issues, practice. Oxford, United Kingdom: Butterworth-Heinemann.

Dryzek, J. (2006). Deliberative global politics: Discourse and democracy in a divided world. Cambridge, UK: Polity Press.

Hallett, R., Hallett, R.W., & Kaplan-Weinger, J. (2010). Official tourism websites: A discourse analysis perspective. Bristol, United Kingdom: Channel View Publications.

Huijser, H. (2009). The multicultural nation in New Zealand cinema: Production-text-reception. Saarbruecken, Germany: VDM Verlag Dr. Mueller.

Martin, D. (1995). The choices of identity. Social Identities, 1(1), 5-16. doi: 10.1080/13504630.1995.9959423

Milne, M.J., Tregidga, H., & Walton, S. (2009). Words not actions! The ideological role of sustainable development reporting. Accounting, Auditing & Accountability Journal, 22(8), 1211-1257. doi: 10.1108/09513570910999292

O’Shaughnessy, J., & O’Shaugnessy, N.J. (2000). Treating the nation as a brand: Some neglected issues. Journal of Macromarketing, 20(1), 56-64. doi: 10.1177/0276146700201006

Roper, J. (2012). Environmental risk, sustainability discourses, and public relations. Public Relations Inquiry, 1(1), 1-19. doi: 10.1177/2046147X11422147

Thompson, J. (1995). The media and modernity: A social theory of the media. Oxford, United Kingdom: Polity Press.

Wodak, R., De Cillia, R., Reisigl, M., & Liebhart, K. (1999). The discursive construction of national identity. Edinburgh, United Kingdom: Edinburgh University Press.